Cinco motivos para el desastre afgano

José Julio Fernández Rodríguez DIRECTOR DEL CENTRO DE ESTUDIOS DE SEGURIDAD (CESEG) DE LA UNIVERSIDADE DE SANTIAGO

OPINIÓN

Twitter @WhiteHouse

17 ago 2021 . Actualizado a las 12:02 h.

La precipitada y mal planeada salida de los EE.UU. y sus aliados de Afganistán ha provocado que los talibanes recuperen el control de ese país asiático. Y ello a pesar de los grandes recursos, materiales y humanos, que Occidente invirtió en los últimos años (también por parte de España). Ha sido un suceso que podemos tildar de desastroso, al menos por los siguientes cinco motivos:

1. Desastre para la estrategia de la OTAN.

Durante años la OTAN se esforzó en redefinir sus objetivos estratégicos para que cupiera la misión en Afganistán. Así se hizo, a pesar de fuertes presiones internas. Se quiso dejar atrás la idea defensiva noratlántica para embarcarse en la aventura que les proponía el líder EE.UU. Ahora vemos tales esfuerzos como baldíos y errados.

2. Desastre para la fuerza y la imagen de la democracia.

Los elementos simbólicos no son nada desdeñables en este asunto. Quizá lo más llamativo sea cómo se resquebraja la imagen de la democracia, que pese a los desvelos de los aliados parece no haber calado en amplios sectores de la sociedad afgana, lastrados por la corrupción y por el fundamentalismo religioso. ¿La democracia no es un sistema que se pueda exportar si no se dan previas circunstancias culturales? ¿No es tan atractiva la libertad como nosotros pensamos? ¿No es el mejor sistema en muchos lugares?