Libros y tomates

Eduardo Riestra
eduardo riestra TIERRA DE NADIE

OPINIÓN

Paula Quiroga

01 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Lo que se celebra este domingo de mitad del verano irlandés que nos está tocando vivir -y con el que nos tenemos que apañar mientras vemos en los telediarios el sofoco de los otros pueblos de España, incluida, esta vez sí, Cataluña- es el quincuagésimo aniversario de una de las fiestas más encantadoras de A Coruña, mi ciudad. La feria del libro, que se diferencia de, por ejemplo, la Tomatina de Buñol, en que aquí nadie te tira tomates. Y no sé yo si eso es bueno o es malo. A Buñol asisten gentes de lejanos países, de Japón o de Australia, y aquí no más lejos que Betanzos. Pero es lo que hay. Nosotros no tiramos tomates y punto. Algún lector me dirá: entonces no le veo yo la gracia. Y puede que tenga razón y los libreros y los editores, para atraer al público, tal vez tengamos que ponernos las pilas y arrojar cosas desde las casetas.

 Pero, mientras tanto, volvemos a encontrarnos con ese ciudadano prudente y reflexivo que repasa en silencio, que mira, que relee la contracubierta, que pregunta por otro título más antiguo de esa misma autora, quizá descatalogado, o si hay una edición de bolsillo.

La atmósfera que flota junto al polen de las mimosas o que se disuelve en el vapor del calabobos estival es como la de la calma de después de las tempestades.