Mayores de edad

Luis Ferrer i Balsebre
luis ferrer i balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

Ambiente en la Puerta del Sol de Madrid
Ambiente en la Puerta del Sol de Madrid Luca Piergiovanni | efe

16 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Se procedió a la suelta y empezó el San Fermín. Miles de jóvenes se fugaron del entorno virtual para correr el virus al calor del 3D, del cuerpo húmedo y biológico, a las sonrisas con blondas, alcohol enmascarado y música espoleada. 

Le preguntaron a una joven habitante de la muchedumbre resucitada: «¿Qué te parece esto?». «No me parece bien», respondió. «Entonces, ¿por qué estás aquí?». «No sé», contestó con un gesto de incipiente embriaguez, «¡porque nos dejan!», zanjó.

La libertad no es «hacer lo que nos da la gana si nos dejan». Me lo explicó muy bien el maestro y compañero Federico Menéndez en un wasap de regalo y madrugada.

En 1784, Kant se preguntaba ¿qué es la Ilustración? Y decía: es el abandono por parte del hombre de su minoría de edad para pasar a ser responsable de sí mismo. ¡Sapere aude! (atrévete a pensar).

Pereza y cobardía son las causas por las que hay tanta gente que prefiere seguir siendo menor de edad y que alguien vele por ellos; no tener que pensar, que me dejen en paz y se ocupen de mis asuntos.

Contemplando el espectáculo viral de la multitud desatada se entiende muy bien lo que alumbra Federico. Si los amos dicen que se acabó la cárcel y los bizcochos, me importa un huevo lo que yo piense y mucho más si hay algo en la conciencia que me alerta a no acudir a la berrea.

Uno es mayor de edad cuando puede despreciar las primeras cerezas de la temporada si las sabe envenenadas.

Ser mayor de edad es estar solo. Como un felino, siempre desconfiado, siempre curioso, siempre dispuesto al acecho y a la alerta, sin urgencias. Atacar o defenderse, pero siempre solo en la estrategia.

Ser mayor de edad, cuando se cabalga al borde de un acantilado en una noche de tormenta, es dejarse guiar por el corazón del caballo, pero sin soltar jamás las riendas.