Marte: «A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César»

Andrea Santos López AL DÍA

OPINIÓN

MABEL RODRÍGUEZ

02 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una década de desarrollo y 85 millones de dólares después, sabemos que es posible sobrevolar Marte gracias al hito del helicóptero Ingenuity, la primera aeronave propulsada en surcar los cielos de otro mundo.

La exploración científica espacial esconde un provecho más profundo: el retorno económico de las inversiones multibillonarias de las que se nutre. Que los conflictos terrenales se trasladen al planeta rojo es cuestión de tiempo y por ello es necesario actualizar las reglas del juego. La receta tradicional de inversión cien por cien estatal ha caducado, siendo vital la injerencia del sector privado, liderado por SpaceX.

Elon Musk afirma que «ningún gobierno con base en la Tierra tiene poder sobre las actividades marcianas». SpaceX instaurará «principios de autogobierno», despreciando el derecho que protege los bienes que afectan a toda la humanidad.