¿Por qué se va a imponer la Superliga?

César Casal González
césar casal CORAZONADAS

OPINIÓN

EMILIO NARANJO

20 abr 2021 . Actualizado a las 14:03 h.

El escueto comunicado triunfal de los equipos que quieren poner en marcha una Superliga europea es, en efecto, triunfal. Por desgracia, tan triunfal como el parte de Burgos, de abril del 39. Ya sé que sangran, cándidos y hasta hermosos, por sus heridas los románticos, los fans de sus colores, los nostálgicos de los jugadores de club, pero todo eso ya no existe.

Aquí se discutirá quién se reparte la pasta. Lo demás son boleros. No hace falta tener un corazón de hielo o dormir dentro de una nevera, para ser realista y saber que los himnos hoy por hoy no son más que boleros.

La pelea, a la que se han sumado hasta Boris Johnson y Macron (los dos a favor de los que van a perder), solo tiene el recorrido de que la UEFA negocie cómo salva los muebles. Siempre amenaza el que sabe que va a palmar. Claro que es una operación oscura la orquestada por Florentino Pérez y Agnelli. Es fácil caer en la tentación de ponerse magnífico y defender algo tan obvio como que, con una Superliga manejada por los grandes, se cargan el principio de mérito y de competencia. Pero el fútbol mueve una cantidad tan absurda de dinero que ya llegan tarde los que pretenden una democracia del balón. Democracia falsa, por cierto. No son la UEFA ni la FIFA ejemplos de transparencia.