Ever Given: demasiado grande

Felipe Louzán, Capitán de la Marina Mercante y director de la ETS de Náutica TRIBUNA

OPINIÓN

SUEZ CANAL AUTHORITYHO efe

29 mar 2021 . Actualizado a las 09:54 h.

Desde el 23 de marzo, el canal de Suez está bloqueado por el Ever Given, uno de los mayores portacontenedores del mundo, operado por la compañía con base en Taiwán, Evergreen Marine, siendo su propietaria la japonesa Shoei Kisen Kaisha. Este buque de 200.000 toneladas de peso muerto tiene una eslora (longitud) de 400 metros, una manga (ancho) de 59 metros, un calado de 15,7 metros y puede transportar 20.388 contenedores de tamaño estándar de 20 pies, generalmente denominados como TEU (Twenty-foot Equivalent Units).

El buque, procedente de China, iba navegando en convoy en dirección norte con destino al puerto de Róterdam cuando, según la compañía que opera el buque, fue golpeado por una fuerte ráfaga de viento repentina del oeste de unos 30 nudos (55,5 km por hora) que lo empujó hacia la orilla del canal y tocó fondo quedando atravesado con el bulbo de su proa acuñado varios metros en la pared este del canal. Lo bloqueó completamente. Buques de este tamaño pueden cargar en cubierta hasta 10 o 11 tongadas (alturas) ofreciendo un área transversal al viento de varios miles de metros cuadrados, a los que hay que sumar el área de su costado sobre la superficie del agua, una inmensa pared donde el viento puede golpear con fuerza y por tanto aumentar el movimiento y abatimiento del buque e incrementar las fuerzas en las cantoneras de los contenedores y en el sistema de trincaje. No es el primer incidente de este tipo que bloquea el canal de Suez. En octubre del 2017 encalló el OOCL Japan de 21.000 TEU y en el 2004 el petrolero Tropic Brilliance, de 150.000 toneladas de peso muerto.

El Ever Given está en una zona donde la sección transversal del canal tiene la forma de un trapecio isósceles invertido siendo la longitud de su base en el fondo de solamente 121 metros con un calado de 24, 313 metros en la superficie y de unos 225 de ancho a un calado de 11 metros. Cuando un buque de grandes dimensiones se mueve en un canal estrecho, el agua empujada por el casco en su avance tiene que retornar hacia la popa por los costados y por debajo llenando el vacío que produce el desplazamiento a través del agua. De este modo los filetes de agua se aceleran en la zona circundante al casco, creando una disminución de la presión y un acercamiento de la quilla al fondo además de la formación de asiento. Un efecto similar se produce al acercase a la orilla del canal y que se conoce como «efecto banco». El agua aumenta su velocidad, disminuye la presión y la popa se acerca a la orilla mientras que la proa se va hacia el lado contrario. Cuanto mayor sea el tamaño del buque y más su velocidad el efecto aumenta considerablemente.