Netflix te vigila


Netflix lo sabe. HBO lo sabe. Todos los saben. Cuando varios dispositivos se conectan de forma recurrente, simultánea, a una única cuenta de usuario desde hogares distintos y esto se repite durante días, semanas, meses, las plataformas cruzan todos los movimientos. Nada es anónimo en la vida y en el ocio digital. Hasta ahora los servicios de vídeo por Internet han venido haciendo la vista gorda ante la práctica generalizada de compartir contraseñas entre grupos de familiares y amigos, que consiguen con este atajo reducir el precio de la cuota y suscribirse a más plataformas de las que se pueden ver en una sola vida. Pero el presunto despiste de las tecnológicas escondía un objetivo superior: el de crear una base de usuarios adictos y dispuestos a olvidar el viejo hábito de la piratería.

El consejero delegado de Netflix, Reed Hastings, llegó a decir con magnanimidad que las claves compartidas eran «algo con lo que hay que convivir». Pero eso ocurrió hace tiempo. Ahora la estrategia de su compañía está virando en otra dirección para intentar hacer cumplir la norma que dicta que una cuenta es solo para los convivientes de un hogar, por mucho que conecten varios aparatos a la vez. Parece difícil acotar un terreno tan descomunal como Internet, pero la guerra de las plataformas se recrudece y urge sumar suscriptores para ser eficaces y rentables. Netflix tardó una década en cruzar el umbral de los 100 millones de usuarios. Disney+ no ha necesitado ni un año y medio para alcanzarlo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Netflix te vigila