Wenceslao esquecido

Siro
Siro PUNTADAS SEN FÍO

OPINIÓN

Siro

27 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

O próximo centenario do pasamento de Emilia Pardo Bazán está a celebrarse desde hai meses; o bicentenario do nacemento de Concepción Arenal deixounos libros espléndidos; a Rosalía de Castro homenaxeámola cada 24 de febreiro; de Wenceslao Fernández Flórez, nado o 11 deste mes, en 1885, lembrámonos raras veces.

Por que un novelista e xornalista de tanto talento, autor de novelas e artigos que poden figurar na máis esixente antoloxía do humor universal, está condenado ao inferno do esquecemento? A resposta é sinxela: «Porque era un facha e un franquista». É opinión tan arraigada na esquerda que o Goberno bipartito retirou a subvención á Fundación W. Fernández Flórez. Ninguén se preguntou como pode ser facha quen nos seus libros se manifesta anticapitalista, antimilitarista e ateo. Así o vexo eu e vírono autores tan alleos ao franquismo como Fernando Díaz Plaja: «Fue un escritor que socavó sucesivamente y con el arma del humor, que hacía más penetrante su mensaje, todas las bases ideológicas de la derecha española de entonces. Es decir, la Monarquía, la Iglesia, la Aristocracia, la Banca, el Capitalismo, la Moral tradicional y, lo que era mucho más grave, el sentido reverencial hacia la Patria y el Ejército». Ou Fernando Haro Tecglen: «Fue una derecha muy curiosa; escribía como la izquierda más aguerrida».

Wenceslao recibiu a República con ilusión, como tantos outros intelectuais, e non tardou en desencantarse. En 1934 escribía con visión profética: «Entre todos vais a destrozar España. Estáis bruscamente cortados en bloques, sin contacto, y os odiáis los unos a los otros dentro de la irreductibilidad de vuestras posiciones. (…) De un momento a otro terminará cerrándose a puñetazos o a tiros cada español con el español que tenga a su lado en una trapatiesta más irreductible e inevitable».