Yo te creo, Victoria

Javier Armesto Andrés
Javier Armesto EL QUID

OPINIÓN

Javier Ramírez | Europa Press

27 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Si no estás con ellos, estás contra ellos. A la actriz Victoria Abril la están crucificando por decir que nos tratan como cobayas, y no me parece una analogía tan desacertada: llevamos un año en una jaula de confinamientos, cierres perimetrales y toques de queda, con nuestra vida limitada a tres comidas diarias y la rueda del trabajo (a los que no se la han quitado) como único entretenimiento. Y ahora, además, pretenden pincharnos a todos por decreto. Deberes sí, pero ¿dónde quedaron nuestros derechos? Hablamos de libertad de expresión -no confundir con lo de Hasel, que es incitación a la violencia-, criticar las restricciones y decisiones más que dudosas adoptadas por la alianza político-sanitaria no es ser un negacionista. Hay médicos ridiculizados y silenciados por decir lo que piensan, desde un criterio científico tan respetable como el de aquellos que primero aseguraban que no hacía falta mascarilla, luego que sí y últimamente que mejor llevar dos, una encima de otra; o que han estado poniendo vacunas a pares y ahora resulta que vale con una sola dosis.

Aquí la única evidencia es que hay un virus agresivo y unas ucis que no están dimensionadas para asumir el nivel exponencial de enfermos. Y contra eso no parece que la mejor gestión posible sea cerrar ciudades y acallar voces.