El «Perseverance» no encontrará vida en Marte

Juan Ramón Vidal Romaní AL DÍA

OPINIÓN

NASABill Ingalls HANDOUT

24 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

18 de febrero del 2021. Amartiza el rover Perseverance en el cráter Jézero, de 45 kilómetros de diámetro, formado por un meteorito hace 3.900 millones de años. Entonces Marte y la Tierra tenían agua líquida en superficie, y lluvias, probablemente torrenciales. El Perseverance ha terminado su viaje junto a un cono torrencial (no un delta como erróneamente traducen del inglés), el final de un torrente que acababa en Jézero. Como ocurre en la Tierra, el agua de esos torrentes se mueve a gran velocidad: un canal de gran pendiente y el agua cargada de sedimentos que al llegar al cráter deposita todo instantáneamente. Después de cada episodio lluvioso se repite el proceso y así se construye un cono torrencial con forma de triángulo (la delta del alfabeto griego). Si un geólogo tuviera que buscar restos de vida en la Tierra no lo haría nunca en sitios como este, incompatibles con ella. Tampoco buscaría vida en los sedimentos dentro del cráter Jézero, nunca tuvo demasiada agua como ocurre en la Tierra en esos ambientes desérticos. A pesar de la costra de carbonatos detectada por los satélites en la superficie del cono, tampoco será posible encontrar estromatolitos (biohermos) formados por cianobacterias, típicos de mares someros pero no de lagos continentales efímeros como fue el cráter Jézero. Hace 3.900 millones años, ni Marte ni la Tierra tenían capa de ozono y la vida estaba ausente de los continentes de Marte, salvo en las cuevas. Si hubo vida en Marte fue en otro lugar, el mar o la penumbra de un tubo de lava en las faldas del volcán Olympus Mons, donde nunca ha estado un rover. El viaje del Perseverance ha sido un éxito por su impecable amartizaje (gracias, ingeniero Abilleira). Esperemos que el rover, con su motor nuclear, sus nuevas ruedas y su helicóptero sean capaces de hacer todo lo programado por la NASA. Y en el 2026, cuando llegue un nuevo rover a Marte, que recoja las muestras acopiadas por el Perseverance para traerlas a la Tierra. Pero ahora no se descubrirá vida en Marte.