Otra vuelta de tuerca para la industria española

Pedro Luis Hojas Cancho TRIBUNA

OPINIÓN

María Pedreda

08 feb 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La pandemia ha puesto en evidencia no solo miserias sociales y políticas, sino también económicas. Aunque sería de esperar que las grandes compañías diesen ejemplo de compromiso con la sociedad, estamos siendo testigos una vez más de la falta de escrúpulos de determinadas empresas. Empresas que, aprovechando las circunstancias, parecen actuar para agravar el problema en vez de ser parte de la solución, dejando a su paso un erial industrial sin reparar en el factor social en su huida hacia adelante.

El cáncer de la desindustrialización avanza inexorablemente y amenaza ahora con hacer metástasis en Galicia. La causa tiene nombres concretos y un denominador común en su forma de obrar, Alcoa y Siemens?Gamesa. Nombres industriales cuya ética está quedando en entredicho en la pandemia.

Nuestro país ha sido víctima colateral de la estrategia de Alcoa para asentar su posicionamiento en el mercado mundial de aluminio: mantener los precios reduciendo la producción mundial y así evitar la competencia. Y para conseguirlo han intentado cerrar sus factorías españolas.