Será cuestión de luces

Xosé Ameixeiras Lavandeira
Xosé Ameixeiras ARA SOLIS

OPINIÓN

Marta Vázquez Rodríguez

13 dic 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Erlangen es una pequeña ciudad universitaria de la opulenta Baviera alemana bendecida por la presencia de la compañía eléctrica Siemens. Acaban de encender el alumbrado navideño y unos emigrantes gallegos se extrañan de que solo haya unas luces en la plaza central y poco más. ¡Pobres bávaros! No se han enterado de cómo nos las gastamos por aquí con las bombillas. Hasta en las más remotas aldeas ponen luminarias. Así, los gallos, confundidos, se ponen a cantar a las dos de la madrugada y vienen los follones, como el de la casa de turismo rural de Asturias que denunció a un paisano por las tonadas de los capones. Aquí no reparamos en gastos. No se vaya a decir. Aunque tenga que ir Merkel a decirle cuatro verdades al Orban y al Duda para desbloquear el plan de recuperación por el covid. Vaya dos pájaros, que, por otra parte, tienen unos cuantos adeptos a este lado del Estrecho de Gibraltar. No sé si Ángela pensará de los españoles lo mismo que Bismarck: «Siempre han intentado autodestruirse y nunca lo han conseguido». Aquí, estrecheces, las mínimas. Empezando por arriba. «Marchemos, y yo el primero, por la senda de la corrupción», debió de hacerse un lío el trastataranieto de Fernando VII con la célebre frase. En cualquier caso, seguramente que gran parte de los fondos anticrisis se van a perder por las cañerías de la burocracia o nos los gastaremos en alumbrados, para que se vean desde Nueva York, donde, por cierto, su metro apenas tiene acceso mecánico. No es ciudad para viejos. Por lo demás, a Sánchez le seguirán zumbando los oídos por las arengas con brasa de los barones jubilados del PSOE, más aplaudidos en la oposición que en su propio partido. Será cuestión de luces.