Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Huawei quiere ser Apple

Javier Armesto Andrés
Javier Armesto CRÓNICAS DEL GRAFENO

OPINIÓN

26 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Ahora que Joe Biden parece que por fin va a desalojar al pesado inquilino de la Casa Blanca (yo hasta que pase el 20 de enero no me creo nada), está por ver la situación en la que quedará Huawei con la nueva Administración estadounidense. Ya hemos visto cómo varias compañías norteamericanas consiguieron excepciones para poder seguir vendiendo sus productos al gigante chino, entre ellas Microsoft y Qualcomm. Pero las que realmente le hacen pupa son Google y Facebook, que impiden que los dispositivos móviles de la firma de Shenzhen puedan instalar de forma sencilla aplicaciones como Gmail, Maps, WhatsApp o Instagram. O sea, que más que de hardware, se trata de un problema de software.

Huawei fue incluida en la lista negra de Washington en mayo del 2019, y en este año y medio ha capeado el temporal gracias a varios factores. En primer lugar, por sus acuerdos previos para terminales lanzados ese año, que incluían la licencia de los Google Mobile Services. También contaba con los procesadores móviles Kirin, de desarrollo propio. Y, por supuesto, no hay que olvidar que el mercado chino -1.500 millones de personas-, que funciona con apps alternativas a las citadas anteriormente, es menos sensible al veto de Trump. Todo ello le ayudó a mantener el tipo e incluso a superar a Samsung como primer fabricante del mundo puntualmente en abril de este año. Pero las cifras del tercer trimestre indican ya que no podrá aguantar mucho más.

La estrategia de Huawei pasa por seguir completando su ecosistema y convertirse en algo similar a lo que es actualmente Apple: la única alternativa a Android en el negocio móvil. Por eso, a mediados de diciembre tiene previsto estrenar su sistema operativo HarmonyOS en la familia de smartphones Mate 40. Y está formando a programadores en todo el mundo para que desarrollen aplicaciones basadas en HMS (Huawei Mobile Services). Paralelamente, si se han dado una vuelta por su web, se darán cuenta de que ahora Huawei tiene un catálogo de productos muy amplio, no solo móviles y tabletas: portátiles, auriculares, wearables, routers y otros equipos wifi, básculas, cepillos de dientes y hasta robots aspiradora, tras su acuerdo con la española Conga. Todos conectados y que no dependen de Android, ni de Joe Biden.