El móvil de Iron Man

Javier Armesto Andrés
Javier Armesto CRÓNICAS DEL GRAFENO

OPINIÓN

05 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A lo largo de la historia de la telefonía móvil hemos asistido a la presentación de muchos dispositivos singulares: el Nokia 7280, conocido popularmente como pintalabios; los Siemens Xelibri y Samsung Serene, que parecían polveras; los Motorola FlipOut y Nokia 7600, con formato cuadrado; el Motorola V70, con pantalla redonda, o el Nokia N-Gage, que fusionaba el móvil con la consola de videojuegos.

En los últimos tiempos los displays flexibles y los móviles con doble pantalla, como el LG G8x ThinQ, han diversificado el monótono ritmo de la industria, concentrada en el binomio más pulgadas/más megapíxeles. Ahora la compañía coreana ha dado una nueva vuelta de tuerca con la presentación del LG Wing, un smartphone con pantalla giratoria que oculta debajo otro panel táctil de 3,9 pulgadas. La solución permite potenciar la multitarea y, a la vez, introduce innovaciones como convertir el teléfono en un gimbal de grabación de vídeo estabilizado.

El mecanismo de rotación funciona de forma suave y está diseñado para evitar arañazos en la pantalla inferior. El youtuber JerryRigEverything lo ha desmontado completamente -lo que obliga a destripar todo el teléfono- y es un prodigio de la ingeniería en miniatura que incluye hasta un amortiguador para que el deslizamiento del panel tenga un tacto perfecto. En LG están tan seguros de la calidad de su construcción que ofrecen cinco años de garantía.