Hay alternativas al ERTE

Carlos Pavón Neira TRIBUNA

OPINIÓN

ELISEO TRIGO

22 oct 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

Desde el abrupto comienzo del confinamiento, el Gobierno de España ha incentivado los ERTE para minimizar los estragos que esta crisis está causando en la tesorería de las compañías. Sin embargo, no es la única figura jurídica disponible, ni necesariamente la más conveniente. Plantear distintos escenarios permitirá identificar la mejor opción, valorando el abanico de alternativas disponibles en la legislación: refinanciación, preconcurso, ERE, ERTE, convenio anticipado o transmisión de la unidad productiva. El uso inadecuado de las herramientas jurídicas puede resultar tan contraproducente como la inacción. Los mecanismos legales más comunes son los siguientes:

1.- Refinanciación / reestructuración: únicamente procede optar por esta solución cuando existe un plan de viabilidad empresarial que permite proyectar una previsión de ingresos y gastos que confirma la generación de caja suficiente para atender los compromisos de la refinanciación o reestructuración de la deuda. Dado que este proceso negociador requiere el visto bueno de los acreedores, resulta aconsejable que el empresario conozca en profundidad las alternativas jurídicas a su disposición, pues en caso de no alcanzar un acuerdo con sus acreedores, contará con un mayor poder negociador, al disponer de un plan secundario.

2.- Preconcurso: permite potenciar el poder negociador del empresario, ya que otorga un período para negociar (máximo cuatro meses) en el que se insta a los acreedores a asumir que la negociación se presenta en un escenario preconcursal, y por tanto, a riesgo de que la empresa se acoja al concurso voluntario. De esta manera, ante la posibilidad de que el proceso concursal les impida el cobro de sus créditos, podría facilitarse la obtención de acuerdos.