Virus político


Una investigación que se acaba de publicar en la revista Science pone el dedo en la llaga: la descoordinación política ha facilitado el avance del coronavirus en Europa. Los autores han medido la movilidad ciudadana entre regiones europeas a través de datos obtenidos de redes de telefonía. Observando cómo cambiaron los flujos de personas antes y después de las medidas de control aplicadas (restricciones de movilidad, normas de distanciamiento, etcétera), y usando modelos matemáticos de difusión de epidemias, han concluido que si las regiones y países no coordinan sus acciones, las nuevas oleadas llegarán antes.

Sobre todo se han centrado en la secuencia de levantamiento de restricciones. Calculan que la nueva oleada podría adelantarse hasta 5 semanas por el hecho de que algunos países hayan levantado sus rigurosas medidas de control prematuramente. Lanzan además un mensaje claro: una coordinación y sincronización racional de las acciones de gobierno en las regiones europeas conseguiría detener la transmisión comunitaria del virus con la mitad de esfuerzo. O sea, cuantifican lo que ya dictaba el sentido común: los virus no tienen fronteras, y un país o región no puede hacer planes sin contar con sus vecinos.

La publicación ha coincidido con una llamada de atención de la UE a sus estados miembros. Dado que España es líder en las macabras cuentas del covid, ¿podría deberse eso a que haya afectado más aquí ese virus de la descoordinación política? Decida usted su respuesta.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
22 votos
Comentarios

Virus político