Una pandemia gobernada por taifas


Declarar una pandemia -que en términos etimológicos es una enfermedad de impacto universal-, y gobernarla por taifas -que son demarcaciones territoriales carentes de suficiencia política, económica y estratégica-, no es un error, ni una mala organización sanitaria del Estado, ni una política aldeana, ni una huida de las responsabilidades que cualquier gobierno tiene que asumir. Solo es una cobarde estupidez, derivada de una política invertebrada, de un sistema de partidos caótico y en buena parte desleal, de mayorías heterogéneas e inestables, y de una coyuntura sistémica que está mucho más definida por el «sálvese quien pueda» que por la decisión sincera e inteligente de gobernar esta adversidad coyuntural.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Lee en PDF el periódico diario y las revistas YES, Mujer Hoy y XL Semanal, y accede a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Una pandemia gobernada por taifas