La tecnología, nuestra gran aliada


Durante estos meses en los que la crisis sanitaria provocada por el covid-19 nos ha obligado a confinarnos, la tecnología se ha convertido en una gran aliada en las diferentes facetas de nuestra vida. Nos ha permitido mantener nuestra vertiente social a través de videollamadas con familiares y amigos. Ha llenado nuestro tiempo con distintas formas de ocio como películas, series de televisión, conciertos de música u obras de teatro. Ha hecho posible que los alumnos pudieran continuar con sus estudios y ha contribuido a que miles de empresas pudieran mantener su actividad.

El teletrabajo se ha convertido en el gran salvavidas de muchas compañías que han podido continuar con su negocio trasladando su actividad a los domicilios de sus empleados. Según datos del INE, antes de la pandemia el número de personas que trabajaban de forma habitual desde casa se situaba en el 4,8 %. Durante estos meses, el 80 % de las empresas ha potenciado el teletrabajo, según el Banco de España, y esto ha sido posible, en parte, gracias a que nuestro país tiene una potente infraestructura de telecomunicaciones.

Miles de empresas y trabajadores han tenido que reinventarse y adaptarse a esta nueva situación. Procesos tradicionalmente presenciales, como la acción comercial, se han visto muy impactados, abriéndose una oportunidad para la introducción de tecnologías digitales. Las videoconferencias se han convertido en la mejor baza de los comerciales para seguir visitando a sus clientes y muchas empresas han puesto en marcha rápidamente tiendas online para poder mantener sus ventas ante el cierre de los espacios físicos.

Una empresa cervecera es un claro ejemplo: adelantó la apertura de su tienda en Internet para hacer llegar su cerveza a miles de hogares ante el cierre de la hostelería. En un principio circunscribió los envíos a Galicia y enseguida los amplió a toda España.

Algunas organizaciones se han dado cuenta de que necesitan una infraestructura más potente y flexible para adaptarse rápidamente a los cambios, y por ello optarán por trabajar con plataformas en la nube. Otras han descubierto el riesgo de mantener una gestión basada en el papel y demandarán soluciones de gestión documental digitales que les garanticen el trabajo remoto y virtual. Aquellas que no pensaban que el canal de ventas online era relevante montarán tiendas de e-commerce para ampliar su mercado objetivo o expandirse a otras geografías. Las cadenas de suministro se digitalizarán para proporcionar una visibilidad de todo el proceso de aprovisionamiento y logística, e incrementar la flexibilidad a la hora de buscar nuevos proveedores.

Es importante también entender cómo esta situación sin precedentes va a transformar algunas industrias para siempre. La relación entre empresas, la forma de hacer negocios, la forma de acceder a los mercados y proveedores, de diseñar, fabricar o distribuir, e incluso los productos o la forma de consumirlos cambiarán.

Ahora llega el momento de hacer balance, de analizar cómo se ha hecho frente a esta situación tan especial, qué lecciones hemos aprendido, y si las podemos aprovechar para promover mejoras y cambios estructurales.

La pandemia del covid-19 ha sacado a la luz nuestras debilidades y fortalezas, y es ahí donde podemos promover mejoras gracias al uso de nuevas tecnologías.

Por David González Seco Responsable del negocio de Pymes de SAP España

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

La tecnología, nuestra gran aliada