Una de espías


El CNI (Centro Nacional de Inteligencia) es, para la mayor parte de los españoles, un nido de espías. Su director (en este momento directora) es, por tanto, el jefe o la jefa de los espías. El común de los mortales se imagina su sede como un lugar misterioso, lleno de extraños individuos dedicados a escuchar miles de teléfonos o a seguir a sospechosos en coches camuflados. Digamos que esa sería la caricatura del centro. La realidad es que esos extraños individuos son personal de alta cualificación técnica; que son los mejores especialistas en relaciones internacionales o en ciberseguridad; que están conectados a otros servicios de inteligencia del mundo; que hablan varios idiomas y, por supuesto, manejan la mejor información. Si algo no se sabe allí, es que no existe.

Para leer más, suscríbete

NO TE QUEDES SOLO
CON LOS TITULARES
WEB+APP SIN LÍMITES
Lee sin límites las noticias de La Voz, accede a los contenidos exclusivos y disfruta de la lectura sin publicidad intrusiva, gratis durante los próximos 30 días
4,95 € /mes
Prueba 30 días gratis
Sin compromiso de permanencia
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882
9,95 € /mes
Suscríbete
Sin compromiso de permanencia

Una de espías