El váter de Bill Gates


Impresiona entrar en la mente de Bill Gates, pero también en la de su familia. Así se entiende la personalidad del creador de Microsoft, marcado por una madre muy alejada del canon de una mujer americana de mediados de los cincuenta. El estímulo de esa madre, con un rebelde y adolescente Bill, es parte del interesante perfil que destaca el documental de Netflix que se puede ver ahora. Y aunque se palpa la genialidad de un hombre capaz de leer páginas y páginas de libros en tiempo récord, con un cerebro prodigioso que lo lleva a tener que dedicarse a sí mismo una semana al mes para retirarse a una cabaña a pensar, lo que más impresiona es su capacidad de transformar el mundo. Bill Gates y su mujer, Melinda, se proponen crear un váter que no necesite cañerías, y por lo tanto ni una gota de agua, para poder dar ese servicio a millones de personas que aún viven míseramente entres sus desechos y los de sus vecinos. En lugares infectos, donde cientos de miles de niños hacinados mueren de diarrea por estar en contacto con esos patógenos. Por eso, ver cómo los mejores ingenieros consiguen construir ese retrete y descubrir la sofisticación de su sistema, merecen ya el documental. Saber que por fin esa gente puede tener un inodoro donde hacer sus necesidades sin tragarse sus heces alivia el corazón. Para ellos, Bill Gates pasará a la historia por ese váter.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
33 votos
Comentarios

El váter de Bill Gates