El suelo es lava


Las lágrimas de Ana Rosa Quintana pusieron de golpe punto y final a una temporada histórica para la televisión que parecía que no iba a terminarse nunca. En los últimos meses se batieron todos los récords de consumo y la pantalla se convirtió, más que nunca, en la única ventana al mundo. Con el llanto de despedida de la presentadora tras su etapa «más difícil», la suya y la de todos, dio comienzo oficial el verano catódico, esa temporada baja en la que la oferta afloja y los programas se aligeran. Difícil predecir a estas alturas si también los informativos podrán levantar el pie del acelerador.

La necesidad humana de pensar poco y poner el cerebro a clarear ha colocado en las listas de lo más visto de Netflix un nuevo programa que eleva un ingenuo juego infantil a la categoría de show televisivo ligeramente elaborado y aderezado para salir en pantalla. Se trata de El suelo es lava, ese pasatiempo que consiste en caminar por encima de cualquier objeto elevado que permita no pisar la tierra y perder la partida. Los niños que juegan en casa no tienen problema en imaginar obstáculos y peligros. En el plató, el magma es rojo y burbujeante y el circuito, atrezo de cartón piedra. Es el verano estilo Humor amarillo y Grand Prix, al que pronto se sumará La 1 con el concurso Bloqueados por el muro, que señala que ha llegado la hora de la evasión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El suelo es lava