Cartas al director: Les doy cinco ideas

 

Quiero aportar cinco ideas simples

No sé ustedes, pero yo nunca en mi vida, y tengo años, vi un panorama social tan desolador, tanta indiferencia hacia los muertos. Tampoco se recuerda en los últimos decenios un sacrificio como el que están realizando y sufriendo los sanitarios, ni una mansedumbre y docilidad como la que está mostrando la población con el confinamiento este. Ya podrían las autoridades o quien sea que le corresponda, organizar una estrategia para que la gente vuelva poco a poco a su vida, dentro de unas normas razonables por supuesto. Las comunidades autónomas no son todas iguales geográficamente, ni tampoco la densidad de población es ni siquiera semejante. Las mentes a las que les pagamos un buen sueldo por dirigirnos y buscar soluciones podrían, por una vez, ponerse de acuerdo. Ahí van unas ideas desde el deseo y la esperanza para los señores políticos, por si alguien las lee. Son las siguientes:

1° Siéntense a trabajar, con o sin diálogo, pero a trabajar, codo con codo porque estamos en alarma y la población sufre, desde los más pequeños hasta los mayores.

2° En esa mesa de trabajo que participen todos los representantes políticos, sin faltar ni uno.

3° No se levanten de la silla mientras no lleguen a un acuerdo consensuado, como si para ello tienen que pasar varias noches sin dormir. Es su trabajo, su responsabilidad.

4° No cobren ni un euro mientras no cumplan con su encomienda.

5° Y, por favor, absténganse y guarden las conferencias televisivas hasta que puedan darnos más soluciones que normas.

M. J. Vilasuso. As Pontes.

Contrato social de Rousseau

Me siento traicionado. Creo que implícitamente he aceptado el contrato social de Rousseau, por el cual se me otorgan ciertos derechos a cambio de abandonar la libertad de la que dispondría en estado de naturaleza. Tengo la sensación de que una de las dos partes ha incumplido el contrato: ni libertad ni derechos. No me queda otra que esperar que en la próxima cita en las urnas, pueda recuperar alguno de ellos. Alberto Tomé. Santiago.

El turismo y la cita a las urnas

Entre los olvidos que está mostrando el presidente del Gobierno durante la crisis del COVID se encuentra uno, otro mas, que, a la postre, puede ser calamitoso para los intereses económicos de España. Oímos a Sánchez y a sus ministros nombrar todo tipo de industrias y de remedios para salir de la crisis, los escuchamos reclamar a Europa ayuda en forma de fondos y planes que nos ayuden a salir de esta. Hemos visto y oído a la ministra de industria en las evangelizadoras intervenciones de todo el gabinete Sánchez. Pero muy poco hemos oído nombrar la palabra turismo. ¿No se dan cuenta de que la economía española, y en algunas regiones aún más, no se va a recuperar de verdad si no se recupera el turismo? El turismo supone el 3,9 % del PIB de la UE y de él dependen casi 12 millones de puestos de trabajo en todo el continente. En España son unos 70.000 millones de euros en términos globales al año. Entonces, ¿por qué del turismo se habla poco y solo en términos como que los destinos están vacíos y lo pintoresco de esa fotografía? Me temo que, también en esto, estén ciegos y no vea la importancia de este sector. Fernando Borges. Tenerife


Votación
5 votos
Comentarios

Cartas al director: Les doy cinco ideas