Lo que debía de unir, separa


Precisamente lo que debía de servir para unirnos es el primer motivo de discordia. Aquí incumplimos el principio de que las adversidades unen y además las utilizamos para atizarnos unos bastonazos y tratar de dejar al descubierto las debilidades del adversario. Es lo que acaba de ocurrir con Pedro Sánchez y Pablo Casado a propósito de hallar una solución para Cataluña. Ha sido el principal escollo para que alcanzasen un mínimo consenso con el que desbloquear instituciones, que es lo que están pidiendo a gritos los españoles.

Pero Cataluña, lejos de unir para encontrar una salida a una situación irrisoria pero preocupante que se prolonga ya demasiado tiempo, está siendo la disculpa para erosionar al rival, sin preocuparse de que con estas posturas se lastima al tiempo a la democracia y a las instituciones. Eso parece no estar en la hoja de ruta de nuestros dirigentes y, por tanto, no preocuparles.

Puede que el plan del presidente Sánchez de sentarse a negociar no sea el mejor. Puede incluso que no llegue a buen puerto, que es lo más probable. Pero a día de hoy es lo que tenemos encima de la mesa. Sabemos también cual es el plan de los ultras; que pasa por detener a Puigdemont, a Torra y a los casi tres millones de independentistas catalanes. Lo que desconocemos es el de los populares, a no ser que hagan suyo el de sus socios en algunas comunidades y quieran también encarcelar a todos los que votan soberanismo. O no mover pieza, que es el modelo Rajoy, y volver a poner en marcha la mayor fábrica independentista de la historia, reconocida incluso por algunos de los colaboradores más fieles del ex presidente.

Desde su exilio dorado, Puchi debe de estar estos días feliz y partiéndose de risa al ver cómo sus delirios, aventuras y provocaciones sirven para dividir a quien gobierna y a quien está llamado a hacerlo. Los desacuerdos y las descalificaciones surgen cuando fallan la palabra y el entendimiento. Y un esfuerzo para la comprensión y la avenencia es lo mínimo que debemos de exigirles a quienes les pagamos para que no nos creen más problemas de los que ya tenemos. Que ya está bien de amargarnos la vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

Lo que debía de unir, separa