Encuestas a boca de urna

Francisco Ríos Álvarez
Francisco Ríos LA MIRADA EN LA LENGUA

OPINIÓN

15 feb 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

A lgunos lectores estuvieron a punto de sufrir un síncope cuando leyeron la noticia: las encuestas a boca de urna en Irlanda daban un espectacular crecimiento electoral del Sinn Féin. Para unos, el drama era el crecimiento del que había sido brazo político del IRA. Lo que impresionaba a otros eran los sondeos a boca de urna. Para estos fue como un disparo a boca de cañón, que es como decir a bocajarro, a boca de jarro, a cañón tocante o a quemarropa. Todo un impacto, vamos.

La locución adverbial a boca de se emplea para indicar que algo se hace desde muy cerca o está próximo. De ahí el a boca de cañón, a boca de invierno (‘al empezar el invierno’), a boca de noche (‘al anochecer’) y a boca de urna (‘junto a la urna’). Alguna de estas expresiones, como a boca de noche, aparece ya en textos del siglo XIII y es usual en las centurias siguientes. La emplean Quevedo, fray Luis de Granada y santa Teresa de Jesús, que escribe en el Libro de las fundaciones (1573-1582): «Buscamos prestado aderezo para decir misa, y con un oficial nos fuimos a boca de noche con una campanilla para tomar la posesión».

  En cambio, a boca de urna y su variante en boca de urna aparecieron recientemente, hace apenas medio siglo. Se aplican a los sondeos que se hacen preguntando por el sentido de su sufragio a quienes acaban de votar. Se emplean en varios países de Centroamérica y del Cono Sur. Así, un servicio de noticias nos informaba hace solo unos días: «El partido Acción Popular habría logrado el 11,8 % de la votación en las elecciones congresales 2020, según el sondeo a boca de urna de Ipsos Perú». Por lo menos se evita del exit poll inglés.