La propiedad de los hijos


Creía superados aquellos tiempos en que unos seres humanos tenían título de propiedad sobre otros seres humanos. El esclavo, propiedad del patrón que lo había adquirido en el mercado negrero. La mujer, propiedad del marido, quien podía dispensarle el mismo trato que a un objeto de su pertenencia e incluso, en casos extremos, disponer de su vida: «la maté porque era mía». Y el niño, antes de que las leyes le reconociesen derechos, propiedad de sus padres.

Esta noticia es para suscriptores


Comprometidos con el servicio público


Ante la dimensión de la crisis sanitaria, una gran parte de los contenidos asociados al COVID-19 se difunden en abierto para todos nuestros lectores

  • Para acceder a los contenidos elaborados para nuestros suscriptores en nuestra web o APP, te ofrecemos nuestra suscripción digital gratis durante los próximos 30 días
Accede 30 DÍAS GRATIS
Sin compromiso de permanencia

La propiedad de los hijos