Greta, vuelve al instituto


Creo que ya es hora de que Greta Thunberg retome sus estudios de forma sistemática y continuada. 

Ya ha contribuido considerablemente a la causa de salvar al mundo de su destrucción por las acciones de los seres humanos. Ya ha dado importantes aldabonazos (huelga personal, intervención en las Naciones Unidas, participación en la Cumbre del Clima de Madrid...), que han servido para despertar las conciencias de muchas personas, especialmente de los más jóvenes que, por su influencia, han abrazado la causa de la salvación de la Tierra.

No puede hacerse mayor desempeñando la profesión de activista del clima. Ha de formarse para ir a la Universidad, en donde podrá cursar estudios relacionados con el ambiente, si ese es su deseo.

De mayor será naturalista, ingeniera agrícola, inventora de sistemas de ahorro energético o de emisiones mínimas de gases de efecto invernadero.

Al mismo tiempo, podrá seguir liderando la salvación de la Tierra a través de los medios de comunicación y de las redes sociales.

Ya ha perdido gran parte de este curso, cruzando peligrosamente el océano Atlántico en catamarán en esta época del año y llegando en tren a Madrid para activar la Cumbre del Clima. Todavía ha de perder más tiempo escolar para regresar a su instituto, porque no quiere viajar en avión, ya que, las aeronaves producen grandes cantidades de gases de efecto invernadero.

Greta, ya has salvado bastante, ahora sálvate a ti misma.

Greta, la heroína querida y odiada

MARTA OTERO

La líder que despertó la conciencia climática es cuestionada en su propio país

Tiene solo 16 años y se ha convertido en líder del movimiento medioambiental de las nuevas generaciones. Greta Thunberg (Suecia, 2003), nieta del actor y director de cine Olof Thunberg e hija de la cantante de ópera Malena Ernman y del actor Svante Thunberg, realizó su primer intento de huelga de hambre a la edad a la que la mayoría de los niños no han ido solos a comprar el pan. Con ocho años oyó hablar por primera vez del calentamiento global y comenzó a tomar conciencia. Dicen que a los once se deprimió y dejó de hablar y de comer como forma de protesta.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
44 votos
Comentarios

Greta, vuelve al instituto