El día de la marmota


Sánchez vuelve a ganar claramente las elecciones, aunque empeora sus resultados. Casado se recupera de la debacle que sufrió el 28A, pero sube de forma insuficiente. Ascenso meteórico de la extrema derecha de Vox. Nuevo retroceso de Iglesias, más penalizado que Sánchez por no llegar a un acuerdo de gobierno. Y hundimiento total de Rivera, con todo merecimiento por sus catastróficos errores políticos: pudo ser vicepresidente del Gobierno, pero su ambición desmedida le llevó a reflotar al PP y dar alas a la ultraderecha. El único que de verdad ha ganado con la repetición electoral ha sido Abascal, una pésima noticia para la democracia española, que se pone en la misma onda que otros países en los que la ultraderecha avanza. Vox crece con su discurso xenófobo, homófobo y neofranquista gracias, sobre todo, a Cataluña. Los independentistas ya tienen otro gran logro que apuntarse en su larga lista. ¿Y ahora qué? El escenario es similar al que se dio tras las anteriores elecciones, aunque ya no existe la posibilidad de un pacto PSOE-Cs, que tanto el líder socialista como el naranja no quisieron entonces. Ahora, como antes, Sánchez depende de Unidas Podemos, debilitado tras el paso por las urnas, pero con un Iglesias que se vuelve a aferrar al Gobierno de coalición como única vía de supervivencia. Sánchez se ha negado a gobernar con un partido del que no se fía y que tiene una posición diametralmente opuesta sobre Cataluña. Pero unas terceras elecciones serían un desastre para España. Lo que se ha demostrado es que volver a convocar a los españoles a votar no fue una buena idea, porque podemos instalarnos en el bloqueo permanente, en el día de la marmota.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

El día de la marmota