Llamen al 112 (es una emergencia)


Ha sido ver a Abascal llamándonos a filas ante la emergencia nacional y recordar aquel programa de los 90 en el que los españoles le cantaban a los políticos toda la verdad. Pero el sentido del humor de aquella Parodia Nacional nada tiene que ver con la que monta en cada aparición el líder de Vox, que uno ya no sabe si da más miedo o más risa. El general verde nos llama a las urnas contra el independentismo en Cataluña, una «emergencia nacional» que atraviesa España y que exige centrarse en lo «verdaderamente importante», y no en las «pequeñeces, las distinciones ideológicas o las etiquetas de los partidos», dice Abascal, que llama a todos los patriotas a votarle, sin distinción: «Vengan de donde vengan, votasen lo que votasen, hayan vivido donde hayan vivido».

Tiene gracia que de repente el procés haya conseguido que ya no le importen las distinciones al mismo candidato que acaba de leer en un mitin una lista con todos los nombres de los beneficiarios de ayudas al alquiler. Por supuesto, para intentar evidenciar que la mayoría son inmigrantes. O quizás considere como «pequeñeces» las declaraciones de sus concejales para atacar la sexualidad de cada cual bajo el lema de «Cada uno, su orientación sexual, en su casa y en su cama». Que se lo digan a Irene Montero, que prendió la mecha solo con hacer públicos sus líos adolescentes con otras mujeres. El asombro y los comentarios ofensivos contra ella se sucedieron de forma similar a cuando Ada Colau habló de su exnovia italiana. O a Inés Arrimadas, que tuvo que leer todo tipo de malos deseos para su recién anunciado embarazo. De emergencia podría calificarse también la información que dio ayer este periódico, en la que queda patente que solo dos tercios de los gallegos que trabajan lo hacen todo el año. O la cantidad de jóvenes que se van de una tierra en la que ya no nace nadie. Menos mal que la próxima parada de Pablo Iglesias, el adalid de los derechos sociales, será precisamente Galicia. Aquí contará el contenido de su nueva campaña, Próxima parada, Coalición, donde identifica a cada partido con una línea de metro dejando únicamente bien parada a la morada. Viene a hablar del metro de Madrid a la provincia gallega con el tren más lento de España, donde llegar de A Coruña a Ferrol podría computar con la compostelana. Y eso que Iglesias ya no coge el metro. No hay línea a la urbanización privada de Galapagar.

Dos ideas para mejorar la propuesta. Próxima parada, Moncloa. O mejor, Próxima parada, el sillón. En esta confluencia sí que habría transbordo a todas las líneas, sin excepción. Es lo que tienen las emergencias, que no entienden de colores ni de banderas. Y hay muchas, más allá de Cataluña y del perímetro de la M30.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Llamen al 112 (es una emergencia)