El modelo gerontológico de Ortega


Galicia con una población de 2.703.149 habitantes, presenta un porcentaje de personas mayores del 24,89%; es decir, 672.866 ciudadanos tienen 65 años o más años (IGE, 2019). El incremento de la esperanza de vida y el descenso de la natalidad, están condicionando una población envejecida, en donde cada vez se invierte más la pirámide poblacional, dando lugar a que no solamente haya muchas personas mayores, sino que también estás personas alcancen edades muy avanzadas, generando los problemas propios de las patologías inherentes al envejecimiento y que en muchas ocasiones van a cursar con necesidades de atención especiales, sin posibilidad de ser atendidas en el entorno más inmediato por parte de los denominados cuidadores informales, generalmente familiares.

Teniendo en cuenta este envejecimiento porcentual y característico en cuanto a las patologías a atender, en los últimos años se ha desarrollado la geriatría en el sentido de, como otras ramas de la salud, irse especializando en relación a la problemática a atender. Por eso el concepto de residencias de personas mayores como espacios para ubicar a las personas con problemas sociosanitarios va quedando obsoleto, pasando a hablar de verdaderos centros gerontológicos que vienen definidos por la presencia de equipos interdisciplinares con formación en gerontología y geriatría que realizando una valoración geriátrica integral, son capaces de desarrollar programas de atención/intervención especializados y centrados en el problema a tratar para lograr, sino la curación, imposible en las enfermedades crónicas e irreversibles como la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, sí al menos la potenciación de las capacidades residuales del paciente o al menos el enlentecimiento de la evolución del proceso morboso, tratando de conseguir el mayor nivel de calidad de vida de la persona.

Pero para lograr estos objetivos, no solamente deberemos centrarnos en la cantidad para llegar a los ratios suficientes, sino a la calidad de los centros. Por ello, es una gran noticia el que la Fundación Amancio Ortega construya siete complejos gerontológicos, en Galicia para dar satisfacción a la demanda, de una población de personas mayores que cada vez solicita recursos asistenciales de mayor calidad.

Sin duda, estos nuevos complejos, que deberán constituirse en modelos de atención especializada de referencia en este sector, contribuirán a paliar en parte las necesidades de este grupo poblacional, que como decía el vicepresidente segundo de la Fundación Amancio Ortega en la presentación de los centros «…la necesidad de cuidar de nuestros mayores, que son la base de nuestra sociedad […] que han permitido que alcancemos el nivel de prosperidad que tenemos hoy en día».

Enhorabuena por la iniciativa y aprovechemos la ocasión para dar un nuevo empujón a la calidad asistencial, incorporando a los centros profesionales con formación en gerontología y en geriatría como una base para la instauración de los modelos más avanzados de intervención.

Y MÁS INFORMACIÓN:

  

Por José C. Millán Calenti Catedrático de Geriatría y director del Grupo de Investigación en Gerontología y Geriatría de la Universidad de A Coruña

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
24 votos
Comentarios

El modelo gerontológico de Ortega