Llega el dron


La Guardia Civil empieza hoy a vigilar las carreteras con drones, o más exactamente a poner multas gracias a estos dispositivos, que van equipados con cámaras de alta definición además del correspondiente radar, para detectar si un vehículo ha superado el límite de velocidad o infringido cualquier norma del Código de Tráfico. Es encomiable la apuesta del cuerpo por la tecnología y cómo ha ido evolucionando y perfeccionando estos sistemas, incluyendo la miniaturización de los mismos, su instalación en unidades móviles (coches patrulla, motos, helicópteros...), en guardarraíles -por fin sirven para algo más que para segar la vida de los motoristas- y ahora en estos vehículos aéreos no tripulados. Todo sea por nuestra seguridad.

Solo tengo una duda. Desde diciembre de 2017 hay una normativa que regula la utilización de estas aeronaves en España y que recientemente se actualizó con nuevas obligaciones. Entre otras cosas exige tener el título de piloto de drones para poder operar con ellos; la masa máxima al despegue no puede exceder de los 10 kilos; la operación se debe de realizar dentro del alcance visual del piloto (VLOS); la zona a volar deberá estar acordonada por la autoridad competente, o, en otro caso, mantener una distancia horizontal mínima de 50 metros con edificios u otro tipo de estructuras, además de mantener una distancia de 50 metros con personas ajenas a la operación; la aeronave debe tener instalado un sistema de limitación de energía del impacto (paracaídas, airbag…), y, en caso de vuelo nocturno, debe incorporar dispositivos que garanticen su visibilidad (luces, pintura…).

Me pregunto si estos requisitos (y solo son una mínima parte) que se exigen para el uso profesional de drones por civiles se aplicarán también a los miembros del instituto armado. Porque sobrevolar una carretera con un aparato que pesa varios kilos y que puede fallar (pérdida de conexión con el mando, agotamiento de la batería, problema mecánico con el motor o los rotores) y caer sobre mí cuando voy en mi moto o en mi descapotable -incluso cuando voy enlatado-, no me deja muy tranquilo. Pero yo estoy seguro que Pere Navarro y su equipo lo tienen todo controlado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Llega el dron