No será la última mujer

Yashmina Shawki
Yashmina Shawki CUARTO CRECIENTE

OPINIÓN

Toby Melville

25 may 2019 . Actualizado a las 05:00 h.

Ha sido una declaración breve en la que ha destacado los logros de sus tres años de Gobierno, a decir de algunos, muy escasos, así como sus esfuerzos por alcanzar un compromiso en la espinosa cuestión del brexit. Fue esta la palabra más repetida en su discurso, reiteración que algunos analistas han interpretado como una recomendación a quien quiera que le suceda en el liderazgo del partido conservador y por ende en el Gobierno del Reino Unido.

 No ha sido fácil el paso de Theresa May por el 10 de Downing Street. Llegó in extremis tras la obligada dimisión de Cameron al vencer la opción favorable a la salida del Reino Unido de la Unión Europea en el referendo del 23 de junio de 2016 y se ha mantenido, contra todo pronóstico, durante tres años. Y digo, contra todo pronóstico porque no era, ni mucho menos la candidata favorita ni tampoco, según muchos, la más preparada y adecuada para el puesto.

 No se puede negar que se ha esforzado al máximo por llegar a un acuerdo de salida de la Unión Europea aceptable para ambas partes pero no ha podido triunfar porque tenía en contra tanto a la oposición parlamentaria como a gran parte de su propio partido. Un rechazo que le obligó a delegar en funcionarios de alto nivel la redacción del acuerdo de salida porque no confiaba en ninguno de los miembros de su gabinete. Miembros que, con el tiempo, no han dudado en dimitir y dejarla sola ante la tormenta.