Hablar como Siri


La inteligencia artificial es el futuro, pero no es infalible. Un proyecto desarrollado por Facebook tuvo que ser liquidado hace un par de años porque, a fuerza de tomar sus propias decisiones, el cacharro había convertido su idioma en un jeroglífico. A aquella máquina, sus creadores la habían enseñado a pensar en un inglés gramaticalmente impecable, pero ella quería ser la más rápida. Por eso fue simplificando, eliminando palabras, inventando abreviaturas y reduciendo su lenguaje a una sucesión de pronombres y determinantes imposible de descifrar para los humanos. Para ella, no obstante, hasta el momento en que expiró, el caos lingüístico que había inventado mantenía una estructura coherente.

En el reciente Congreso de la Lengua, celebrado en Argentina, expertos del sector tecnológico subrayaron la importancia de enseñar a las máquinas a emplear el idioma con propiedad, porque en el mundo de Internet los errores se globalizan y los mensajes apresurados van dando a las faltas de ortografía categoría de norma. Y aunque el castellano es la segunda lengua con mayor número de hablantes, son ya más las máquinas que lo utilizan, por lo que las futuras generaciones tienen muchas probabilidades de acabar adoptando el dialecto de Siri antes que la jerga de su entorno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Hablar como Siri