¿Por qué los gallegos somos así?

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer I Balsebre MIRADAS DE TINTA

OPINIÓN

La imagen de esta gallega, Dolores Leis, dio la vuelta al mundo tras salir en La Voz por su parecido con Trump. «Eu digo que será pola cor do pelo», dice.
La imagen de esta gallega, Dolores Leis, dio la vuelta al mundo tras salir en La Voz por su parecido con Trump. «Eu digo que será pola cor do pelo», dice. Ana Garcia

A partir del estudio sobre la endogamia genética de Galicia, el psiquiatra Luis Ferrer escribe sobre el físico y el carácter tan singular del pueblo gallego

13 feb 2019 . Actualizado a las 11:18 h.

Concluye un extraordinario estudio del doctor Ángel Carracedo que Galicia es el único ejemplar conocido en el planeta de minifundismo genético que demuestra una endogamia secular. Brillante idea y minucioso el estudio que planificó Carracedo para confirmarlo, ahora se explican mejor los rasgos físicos y psíquicos de un pueblo tan singular. Puede que este minifundismo genético tenga mucho que ver con su carácter minifundista, su invencible regate en corto y su querencia por los pleitos vecinales; seguro que las derivadas del estudio acabarán encontrando el cuándo y el porqué de este hallazgo.

Hay mucho que investigar sobre el origen del carácter misterioso del gallego. El maestro Santiago Lamas describe en su Galicia Borrosa muchas claves que tienen que ver con esa idiosincrasia tan particular. Galicia es un país de bordes sin fronteras, rodeada de mar salvo una parte cerrada a cal y canto por altas montañas, sus límites son naturales no fronterizos. Las fronteras delimitan cuestiones históricas y culturales, la naturaleza establece límites geográficos que son más potentes. Por Galicia no pasaba nadie, aquí solo se venía a posta y antes de crearse el Camino de Santiago no venía ni dios.

Abunda otro detalle Rof Carballo cuando afirmaba que «la morriña» es una emoción que solo sienten los pueblos con nieblas y montañas verdes como los irlandeses, otra tierra de bordes. Parece que esa endogamia secular encuentra un sentido en el aislamiento geográfico más que en la atracción irrefrenable por el vecino del al lado o por un tabú xenófobo. En cualquier caso el producto de esta peculiaridad genética produce genialidades como el profesor Carracedo o el cartel que llevaba un aborigen en la luna trasera del coche que decía: «Conduzo amodo porque levo unha pota de caldo e non quero ciscalo todo». Así de claro.

Mapa genético de España. Galicia, en azul, presenta el mayor aislamiento genético entre poblaciones.

Galicia presenta un minifundismo genético único en el mundo

R. Romar

Salvo en grupos aislados por fuertes barreras geográficas no se ha visto nada igual en ninguna otra población del planeta. El minifundismo genético de Galicia es único. Es la región del mundo con mayor subestructura genética. O, lo que es lo mismo, en la comunidad existió una especie de endogamia secular perpetuada en el tiempo por la que poblaciones separadas por apenas diez kilómetros no se mezclaban con otras. Y este suceso sociológico ha quedado impreso en el ADN. Es lo que se deduce del estudio genético más completo realizado en España en el que se analizó el genoma completo de 1.413 personas de todas las comunidades y que demuestra, además, que los patrones genéticos de los individuos modernos fueron moldeados por los movimientos de población ocurridos fundamentalmente en los últimos mil años. La investigación, que parte de un equipo de científicos de las universidades de Oxford y Santiago, se acaba de publicar en la revista científica Nature Communications, aunque previamente se había avanzado en el repositorio de Internet Biorvix, lo que generó una enorme expectación.

Seguir leyendo