Desfachatez


Cada vez quedan menos hipócritas y, para mi espanto, los echo de menos. Ya sé que toda hipocresía supone un fingimiento, un querer aparentar virtudes que no se poseen y a las que, a menudo, ni siquiera se aspira, pero que gozan de mucha estima en la vida social: la sinceridad o la franqueza, el espíritu de servicio y de ayuda a los demás, la lealtad y tantas otras. No se me escapa, por tanto, la feúra del comportamiento hipócrita, pero lo prefiero a la rebosante desfachatez de ahora, a ese insolente y descarado ir cada uno a lo suyo, sin más límites morales que la propia conveniencia, incluso a costa del decoro al que obliga nuestra posición en la sociedad: como padre o como madre, como profesor o como médico, como cura o como presidente del Gobierno.

Prefiero la hipocresía por dos razones: el hipócrita todavía reconoce el valor de la virtud y, en el fondo, la honra con su fingimiento. Y también porque, incluso si la desprecia, se siente obligado a aparentarla, porque la sociedad sí la estima. Es decir, el hipócrita solo tiene sentido en una comunidad virtuosa, que distingue perfectamente el bien del mal y prefiere el bien. La inflación de descarados me hace suponer que la virtud cotiza a la baja y que el éxito circula como único valor alcista, si es necesario, a costa de la buena fama. La reputación que cuenta se mide en euros o en dólares y en presencias en los photocalls de los grandes acontecimientos. 

El hipócrita, como aún distingue la virtud, puede llegar a corregirse un día. Sin embargo, la desfachatez, hija predilecta del cinismo, tiene mal arreglo: tanto llamar bien al mal y mal al bien anula cualquier sensibilidad para reconocerlos.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
27 votos
Comentarios

Desfachatez