La reforma debe ser tan profunda como inevitable


Vicepresidente del Colegio de Médicos de A Coruña

El gasto sanitario público y total de España, medido como porcentaje del PIB o per cápita, es ligeramente superior a la media de los países de la OCDE. Más o menos como Italia, Australia o Finlandia. Galicia, algo por debajo de la media española, se sitúa, no obstante, en ese nivel medio compartido en Europa en que las desviaciones no repercuten en la esperanza de vida o en años potenciales de vida perdidos. En cuanto a médicos por habitantes, Galicia está un poco por debajo de la media entre comunidades, aunque algo por encima de los países escandinavos o el Reino Unido, si se considera el total, o a la par si hablamos de atención primaria. Estos son los datos, y no parecen preocupantes. Pero tienen sus limitaciones, y dicen poco o nada del valor creado -o no- al paciente, la carga asistencial, las condiciones de trabajo, del apoyo de las familias a la dependencia -porque no queda más remedio-, de la angustia del que espera una prueba o de la carga de enfermedad que se podría haber evitado. Por eso las explosiones de descontento, aunque en apariencia subjetivas y emocionales, reflejan una realidad objetiva, un problema serio que no se puede minimizar. La sobrecarga asistencial en atención primaria resta dignidad al acto médico y le da un carácter de trámite administrativo apresurado. Y la precariedad laboral impacta de lleno en la dignidad del profesional. Es imposible que la calidad no se resienta. Cuando estas cosas pasan en España, y pasan demasiadas veces, se pone un parche en el foco del conflicto y se gana algo de tiempo.

La sanidad es un entramado complejo y muy interdependiente. Un problema que estalla en atención primaria lo es de todo el sistema y la solución solo puede ser global. Tiene sentido hablar de primaria y especializada como niveles distintos, pero no como compartimentos estancos.

Ha de haber una comunicación fluida y una redefinición de roles apoyada en las nuevas tecnologías. Hasta los pacientes pueden hoy jugar un papel activo. Hace unas semanas, un informe publicado por la Comisión Europea y la OCDE alertaba de que una quinta parte del gasto en salud es innecesario y se le puede y debe dar un mejor uso social. ¿Puede arreglarse esto sin visión de conjunto? La reforma en profundidad de la sanidad se ha venido postergando desde hace décadas porque es difícil y políticamente arriesgada. Pero es inevitable hacerla. Más pronto que tarde las consecuencias de la inacción serán insoportables para todos.

Por Enrique Castellón Médico y economista

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

La reforma debe ser tan profunda como inevitable