El mazazo de Alcoa

Fernando Salgado
Fernando Salgado LA QUILLA

OPINIÓN

MARCOS MÍGUEZ

18 oct 2018 . Actualizado a las 05:00 h.

Un mazazo. La multinacional Alcoa se propone cerrar sus plantas de fabricación de aluminio primario ubicadas en A Coruña y Avilés. Cerca de 700 trabajadores perderán su empleo si se consuma el anuncio de la empresa. Me gustaría creer que la presión de trabajadores, Gobierno de España y gobiernos autonómicos de Galicia y Asturias pueden revertir la decisión de la compañía. Pero analizo los motivos alegados por Alcoa, trato de interpretar lo que insinúa entre líneas su comunicado, y me invade el pesimismo. El cierre, anunciado de sopetón y sin previo aviso a trabajadores y Gobierno, parece inevitable. Ojalá me equivoque.

Repasemos las razones esgrimidas por la multinacional. Primero, los factores externos, especialmente la sobreproducción china. Cierto. Hace solo unos días, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, acusó a China de inundar el mercado mundial de acero y aluminio barato. El país asiático produce ya la mitad del aluminio del planeta. Pero poco pueden hacer Santiago o Madrid al respecto.

Segundo, el elevado precio de la energía eléctrica, que supone hasta un 40 % del coste de la producción de alúmina y aluminio. Instantes después puntualizaba una fuente de Alcoa que «el precio de la energía ya no es el principal problema». Oportuna aclaración, habida cuenta de que Alcoa recibió unos mil millones de euros para rebajar su factura eléctrica en la última década. Hoy abona cuatro céntimos por kilovatio/hora, cinco menos que el resto de la industria y seis veces menos que los 23 que pagan los hogares.