Otro huso para la televisión


Si como dice el físico Jorge Mira, en Galicia terminaremos amaneciendo a la diez de la mañana en caso de que nos quedemos con el horario de verano, habrá que ajustar también el horario de la televisión. Los informativos madrugadores tendrán que hacerse un poco más tarde, alargándose hacia el mediodía, y como suele ser típico de la época estival, se nos juntará el desayuno con la comida. Y a saber a qué hora tendremos hambre. Esto que puede sonar exagerado no deja de tener su parte de lógica, si atendemos a la locura horaria que vive, por ejemplo, la noche del domingo. No sé cuántos de ustedes madrugan el lunes, pero sé que buena parte están enganchados a MasterChef Celebrity que, con más de un 20 % de audiencia, se lleva por delante a cualquier competidor en su franja. El programa de cocina, eso sí, se lleva también por delante el sueño de los espectadores, con un horario que se extiende hasta la una y media de la madrugada en esa forma de guisar a fuego muy lento. En estas circunstancias, no es de extrañar que el público de Canarias aplauda a rabiar su desfase horario en beneficio del descanso razonable. Con una hora menos, los canarios están felices y ajustadísimos a una televisión que en la península ha cogido su propio huso y que al resto de los europeos poco les importa. Juncker nos hará cambiar de hora, pero MasterChef, ya lo verán, nos seguirá robando el sueño.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos
Comentarios

Otro huso para la televisión