Stop


Las agresiones sexuales a menores en Galicia, como informábamos ayer, se multiplicaron casi por seis en los últimos cinco años y el número total de delitos contra menores ascendió a 149. Como muy bien decía Mila Méndez en la información, no se puede afirmar que sean más, quizá sólo se detectan o denuncian más, porque la mayor parte de esos delitos permanecen ocultos: los niños muchas veces sufren sin saber ponerle nombre a lo que sufren o callan por vergüenza o no son atendidos. España sumó 4.211 casos en 2017. Una barbaridad que debería llenarnos de vergüenza colectiva.

Quise ver qué está pasando en el resto del mundo. Bastó con iniciar una búsqueda sencilla en internet para que los resultados me devolvieran una evidencia terrible: en todas partes crece este delito abominable. Quizá porque ahora hay más profesionales en alerta, pero el caso es que los porcentajes se disparan de año en año. Quise ver los datos de Estados Unidos y reconozco que no sé expresar la repulsiva impresión que me produjo conocerlos, así que les dejo con el dato frío: 57.319 delitos sexuales contra menores en 2016. Como lo leen. Aparte de que allí murieron ese año más de 1.500 niños por maltrato.

Los 300 casos en 40 años de la diócesis de Pensilvania produjeron un escándalo completamente justificable. Entonces, ¿qué pasa con estos 57.319 de Estados Unidos o con los 4.211 de España o los 149 de Galicia en un solo año? ¿No tienen culpables? ¿Existen factores de riesgo que deberían ser corregidos? ¿Y factores culturales?

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
31 votos
Comentarios

Stop