Nos engañan y tragamos


Estas líneas podrían arrancar poniendo en valor la satisfacción de que gobierne España el PNV y reivindicar, alegando el pago de impuestos a través de la nómina, la necesidad que tiene Galicia de un cupo como el vasco, que se vertebra sobre acuerdos de 1878. 

Este artículo podría empezar explicando que Pedro Sánchez (PSOE) será presidente pese a no tener programa, con los Presupuestos de Rajoy y con un amor por Podemos que es imaginario porque ambos saben que ir de la mano significará la muerte de uno u otro.

Se podría comenzar negando lo evidente, y argumentar que la salida del PP no fue ganada a pulso. Pero lo cierto es que no hubo ni cordura ni escrúpulos para poner fin al latrocinio. Estaría bien advertir que serán los jueces -y no el nuevo Ejecutivo- los encargados de decidir si los encarcelados por la revuelta en Cataluña salen libres. Pero lo suyo es comenzar con un llamamiento al fin del aborregamiento colectivo para gritar que los ciudadanos no tragan con más engaños.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Nos engañan y tragamos