Los «influencers»: su poder y sus límites

OPINIÓN

DADO RUVIC | Reuters

07 feb 2020 . Actualizado a las 12:59 h.

Cada era tecnológica tiene sus normas, principios y valores. En la actualidad, predominan los elementos disruptivos, aquellos cuya utilización permite modificar abruptamente y de manera instantánea el entorno. Su efectividad, no obstante, es reducida; sin embargo, los impactos que genera son muy elevados dada su inmediatez, intensidad, alcance y repercusión.

Hoy en día quienes actúan alimentando este tipo de cambios y de alteraciones de los cánones tradicionales son los denominados influencers. Pueden ser definidos como aquellas personas reales, de la calle, que envían o emiten opiniones a las redes sociales y que, con sus efectos de irradiación y su alta capilaridad en las mencionadas redes sociales, son capaces de guiar comportamientos, aconsejar tendencias y conseguir adeptos fieles a sus pensamientos, opiniones y apuestas. Buscan, pues, conseguir seguidores dentro de los perfiles determinados previamente. Y sus niveles de influencias están medidos por la visibilidad y por la prescripción de sus consejos.

Ante estas nuevas circunstancias las agencias de márketing y las empresas proveedoras de bienes y servicios, incluidas las de publicidad, los reclaman como si fueran los últimos gurús de la mercadotecnia. Sustituyen a las referencias éticas e históricas de antaño, cuya presencia ha ido disminuyendo paulatinamente en las redes y que están siendo marginadas de lo cotidiano.