ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

La retranca del gran Forges

César Rodríguez Pérez
César Rodríguez JUEGO DE TRONOS

OPINIÓN

23 feb 2018 . Actualizado a las 07:33 h.

Nunca sobra el humor. Menos aún en tiempos donde se suceden noticias de secuestros de libros, de autocensuras preventivas, de condenas ejemplarizantes y de confusiones interesadas entre símbolos históricos y el franquismo.

«¿Qué haces...? ...Estoy pensando... ¡Por Dios Mariano; no hagas locuras!». Solo por este diálogo sería trágico perder a un maestro como Forges, autor de miles de viñetas geniales, de «chistes en serio» aspirantes a la inmortalidad, capaces de sobrevivir al contexto en el que fueron creadas y, como decía él mismo, de ser publicadas una y otra vez.

Forges, que presumía de sus hondas raíces gallegas (su padre era de A Fonsagrada) definió la retranca como «una forma de defensa léxica en situaciones complicadas». La empleó, a su manera, en su cita diaria con la interpretación de la realidad en clave de humor.