Bolkovac


Cuando vio el uniforme azul, se sintió a salvo. Pensó que venían a rescatarlas. Lo cuenta con los ojos preñados de oscuridad porque ya no le quedan lágrimas. Con la voz suave, en un cuarto a media luz, la mira directamente a la cara. Levanta un poco la voz. Muy poco, un casi nada. Y recuerda como ese hombre, el uniforme azul, el que pensaba que iba a salvarla, se subió en la parte delantera de la furgoneta. En la que iban muertas de miedo, hacinadas. Y empezó a conducirla. Hacia el club. Hacia la cueva de los horrores donde iban a explotarlas. Calla, porque ya no siente nada. Las emociones se las fueron arrancando en sucesivas noches de abusos. Las que ellos llamaban farras.

Cambia el plano. Y a ella, que todavía le quedan algunas lágrimas, se le asoma el dolor a las pestañas. Y el uniforme azul parece que la oprime. Que le produce llagas. Y la vergüenza. De llevar la misma ropa que el verdugo que las llevó hacia aquella trampa. De que ese uniforme sea el símbolo de la violencia. Del tráfico. De la podredumbre humana. Y se lleva las pruebas. Lo denuncia en los medios. Y el escándalo. Y al final, nada. Rachel Weisz es Kathryn Bolkovac en pantalla. La mujer que se atrevió a denunciar que en Bosnia, había fuerzas de paz que hacían a las mujeres esclavas. La verdad oculta, le llaman. La misma desenterrada en Haití. Que la humanidad, a veces, no es una condición humana.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Bolkovac