Einstein, doble actualidad


Albert Einstein está estos días de actualidad por dos razones. La primera de ellas, por una de sus frases más famosas: «El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad». Así respondió el genio de la física y las matemáticas en cierta ocasión cuando le preguntaron si se consideraba alemán o judío. 

La frase no puede estar más de actualidad, con el problema del nacionalismo secesionista catalán. Los separatistas disfrutan como niños, haciendo jugarretas de todo tipo al Estado Español, que no sabe jugar a ese juego. Es más, hasta la fecha ha demostrado una torpeza sin parangón. Muchas palabras, muchas apelaciones a las normas incumplidas y pocos hechos, es la característica de la actuación del Gobierno en este problema. Mariano Rajoy debió ser más contundente al principio y no dejar que el problema fuese aumentando como una bola de nieve que desliza ladera abajo.

La pequeña esfera se podría parar al principio, pero luego resulta imposible detenerla. Ahora no queda más remedio que enfrentarse de forma más contundente, a esa gran bola que representa la enfermedad infantil del nacionalismo-separatismo catalán que intenta desgajar un trozo de España.

Pero también está Albert Einstein de actualidad por la concesión del Nobel de Física de este año a Weiss, Thorne y Barish por sus trabajos en la detección de ondas gravitacionales (OG) que reafirman su famosa teoría del espacio-tiempo. Las OG son alteraciones del espacio-tiempo provocadas por fenómenos extremos como el choque de dos agujeros negros.

«El nacionalismo es una enfermedad infantil, es el sarampión de la humanidad», aseguró en una ocasión

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos
Comentarios

Einstein, doble actualidad