Mario Soares y el modelo sueco


Muchos han sido los exégetas que han glosado ya la vida de Mario Soares en las páginas de La Voz de Galicia. Y variadas y justas palabras se han pronunciado sobre el gran socialdemócrata y europeísta portugués, arquitecto de su democracia moderna y defensor a ultranza de una Europa federal.

Numerosas son las anécdotas y sucedidos que estos días se cuenta del líder portugués, fallecido el 7 de enero. Aquí dejo constancia de otra que me fue referida:

Estaban reunidos, entre otros socialistas, cuatro de los grandes: Mario Soares, Felipe González, François Mitterrand y Olof Palme. El primero les contaba a los otros tres lo que pensaba hacer en Portugal para «acabar con los ricos» y repartir la riqueza entre los pobres. En pleno entusiasmo de su charla le interrumpió Palme y le corrigió: «Mario, no te confundas, en Suecia lo que yo quiero es que todos sean ricos».

Fue su primera lección práctica para separarse del comunismo que abrazó en sus inicios y luchar a brazo partido contra Álvaro Cunhal, para alejar a Portugal de la dictadura del proletariado e implantar una socialdemocracia con el ojo puesto en Suecia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
42 votos

Mario Soares y el modelo sueco