El desfiladero de los cobardes


El PSOE tiene desde hace años un grave problema de identidad que primero le llevó a dar palos de ciego, después lo sumió en la depresión, de ahí pasó a la esquizofrenia y, finalmente, en plena desesperación, ha acabado en una especie de guerra civil. Y lo más grave es que, después de todo eso, sigue sin saber qué es ni qué quiere hacer. Vive sumido en un shock postraumático desde el tijeretazo de Zapatero. Seis años después, sigue sin ser capaz de digerirlo y, por lo tanto, incapaz de explicarlo. Porque lo hicieron de forma tan vergonzante que desde entonces tratan de evitar el asunto como si no lo hubieran hecho ellos. Es más, exagerando el discurso contrario. Y esa disonancia entre lo que dice y lo que hace es un tumor que el PSOE tiene profundamente enquistado. El delirio de un partido que es pilar fundamental de las instituciones pero que mantiene el romántico sueño transformador de sus orígenes. Dos almas que, mal que bien, han convivido cuando las aguas venían tranquilas, pero que se han separado cuando la sociedad se ha polarizado.

Porque nadie se ha esforzado en tender puentes internos, igual que antes nadie se atrevió a explicar lo que habían hecho. Lo que revela una grave crisis de liderazgo en el partido. Cuando debía, Susana Díaz no se atrevió a atravesar Despeñaperros y optó por quedarse en su refugio mientras enviaba a Pedro Sánchez a guardarle el sitio. Craso error, porque quien tiene el poder tiende a ejercerlo. Así que, al final, ha impuesto su dominio a sangre y fuego. El PSOE ha tenido que asomarse al precipicio para reaccionar y acabar haciendo algo que podía haber hecho hace meses sin tanto daño. Es el precio de la cobardía. La de una panda de dirigentes que nunca han sido capaces de defender en público aquello que hoy van a aprobar con sonrojo. Y en el pecado llevan la penitencia, porque seguirán sin aclarar qué quieren hacer con el PSOE. Que es lo que necesitan el partido y el país.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

El desfiladero de los cobardes