Las cuentas de Sevilla


Puede que Rodríguez Zapatero aprendiera economía en un par de tardes, como le aconsejó entonces Jordi Sevilla. La aprendería recibiendo enseñanzas de un buen profesor, no de su ministro, porque años después el bueno de Sevilla sigue demostrando que de sumas y restas anda tan pez como de estrategia parlamentaria. Y con lo poquito que sabe y con lo mal que se explica monta un enredo cada mañana.

Ha propuesto Jordi Sevilla, a la vista de cómo van las encuestas, que gobierne quien tenga mayor número de apoyos parlamentarios, como respuesta a la insistencia de Mariano Rajoy y su muchachada de que lo haga la lista más votada. Y se ha liado una buena porque lo que este país entendió es que Sevilla planteaba una pirueta para dejar fuera de juego al presidente en funciones; no tener en cuenta los votos y sí los apoyos, y así llevar a la Moncloa a Pedro Sánchez.

Pero no está nada claro que la propuesta del exministro fuese la contraria. Es decir, posicionarse ya claramente en que gobierne Rajoy. Porque haciendo caso a los últimos sondeos, PP y Ciudadanos -ya dijo Rivera que estaba dispuesto a apoyar a los populares aunque sin Rajoy- se harían con unos 160 escaños, frente a los 90 de Unidos Podemos y los 80 socialistas, que por lo visto hasta ahora no son partidarios de ir de la mano.

Conociendo cómo andan de revueltas las aguas socialistas, más parece que la propuesta de Jordi Sevilla esté encaminada a decirle a su carismático líder que se abstenga de maniobras arriesgadas que de querer anular la elección de Rajoy, si Ciudadanos lo dispone. Y es que todas son ayudas para el pobre de Sánchez. Aunque sea en forma de soga como la que le manda el más veloz profesor de economía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Las cuentas de Sevilla