El circo nacional


Ya está aquí: la metadona de las encuestas. Seis meses y seis días después, vamos a volver a votar. No es chiste. Es así. Una ópera bufa. Los cienciólogos de los partidos dicen que los resultados encima serán similares. Valle Inclán, por favor, resucita para contar esto en tu espejo distorsionado del callejón del Gato. Parece ser que descontada la abstención, que subirá, y todavía por ver la maniobra de fusión de Podemos e Izquierda Unida, estaríamos ante un escenario similar al de diciembre. Normal. Es que en estos seis meses no ha pasado nada. Solo teatro. Teatro del absurdo. Pero vayamos a la metadona. El PP se movería en una cifra similar de escaños. Hay quien dice que bajará un poco por la fuga a Ciudadanos. Rivera sería el que más crecería. Pero insuficiente sin los vascos y catalanes ¿moderados? (PNV y lo que fue Convergencia). Y, por el lado zurdo, todo pendiente de si hay fusión de Podemos e Izquierda Unida. Los de Podemos dicen que saben contar y que, con el millón de votos de IU, podrían subir entre veinte o incluso treinta diputados por el sistema proporcional. Habrá fusión, aunque dejen de ser transversales y arriesguen el concepto somos el partido de la gente, más allá de ideologías. En Galicia la hubo. Entonces si habría gran novedad, porque el soldado Sánchez sería el que se llevaría el batacazo, pasando a tercera fuerza. Pero, ojo, la suma por la izquierda, con vascos y catalanes, en este caso, ERC y Bildu (si el PSOE se prestase, que nunca lo haría), tampoco daría. Otra vez el país partido en dos. Y, mientras, los que ya no nos partimos de risa, ni ganas tenemos, somos los votantes de este circo nacional, como muy bien le han llamado y lo han ido pintando en sus viñetas Pinto y Chinto en La Voz. ¿Qué hemos hecho para merecer esto?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

El circo nacional