El insulto más utilizado

Luis Ferrer i Balsebre
Luis Ferrer i Balsebre EL TONEL DE DIÓGENES

OPINIÓN

06 mar 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

Probablemente, gilipollas sea el insulto más utilizado en el común de nuestros desaires. A tal punto que el improperio, de tanto usarlo, se ha vaciado de contenido, degradándose a la categoría de mera coletilla sin que los usuarios sepan exactamente a qué se refieren cuando lo utilizan. El término gilipollas, según la RAE, deriva de la voz árabe yihil que viene a querer decir bobo. El vocablo derivó en la lengua romance a gilí: sujeto ignorante y aturdido. Según el Inventario general de insultos de don Pancracio Celdrán, otra acepción del vocablo gil hace referencia a lelo, imbécil o infeliz.

Más allá de etimologías académicas, cuentan que el origen de la palabra se retrotrae al Madrid del siglo XVI, dónde un tal don Baltasar Gil de la Mota ocupaba el cargo de fiscal general del reino. Según crónicas palaciegas, don Baltasar tenía dos hijas -Fabiana y Feliciana- que no siendo demasiado agraciadas físicamente, tampoco se distinguían por su inteligencia.

Don Baltasar no dejaba de acudir a cuantas fiestas y eventos de relevancia hubiera en la Corte con el fin de encontrar algún pretendiente para sus dos pollas -palabra empleada en el castizo Madrid de la época para referirse a las muchachas jóvenes-. Tal era su insistencia que los maledicentes cortesanos vitoreaban al verlos entrar: «¡Ahí van Gil y Pollas!». Siendo esta asociación de ideas inevitable para los ingeniosos madrileños de su tiempo, que pasaron a fundir en el mismo concepto a las hijas de don Gil con alguien lelo o corto de entendederas.