Lloramos


Alguien me señaló la foto en la página web de La Voz y se me escapó un «¡Ay, Dios mío!». Luego me quedé a solas con la imagen, remirándola. Me indigna que se publiquen imágenes en las que aparece rebajada la dignidad de las personas o que fomenten esa pornografía del dolor a la que nos hemos vuelto adictos. Pero a los diez segundos de contemplar la foto, me pareció bien que se publicara. No se le veía del todo la cara al niño: parecía reposar sobre las olas que morían en la playa en la misma posición que, muy probablemente, adoptaría para dormir en su cuna: boca abajo, la cabeza algo ladeada, los brazos a los costados y las manos hacia el cielo, las rodillas flexionadas. Parecía dormir sobre las olas. Una foto serena, casi poética, pero capaz de inquietar. ¿Por qué?

¿Por retratar a un niño muerto? No. ¿Por retratar a un refugiado muerto? No. Los pornógrafos del dolor ya nos habían expuesto a muchas fotos de esas, demasiadas. Estamos vacunados. La serenísima foto inquietaba porque mostraba a un niño idéntico a los nuestros: piel (sí, he escrito piel) y vestimenta incluidas. Pero si el niño era como los nuestros, entonces nosotros podríamos haber sido sus padres y, por fin, quizá durante unos segundos llegamos a percibir en carne propia la tragedia. Apenas un roce.

Lo malo es que ahora el drama solo tiene tres soluciones posibles: ir allá y detenerlo, acogerlos a todos o dejarlos morir. Para lo primero y lo segundo se precisan coraje y generosidad. Así que de momento los dejamos morir. O luchamos o compartimos o los abandonamos. El resto son monsergas y sentimentalismos, lágrimas que nos hacen sentir buenos solo porque lloramos. Aunque continuemos sin hacer nada.

@pacosanchez

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Lloramos