El fuego maldito


Brú na Bóine es un lugar que invita a fantasear con la vida de otros milenios. Un escenario propicio para un viaje en el tiempo y comprender las grandezas y miserias de la humanidad. Es el área megalítica más extensa de Europa. Esta formada por 40 monumentos, es Patrimonio de la Humanidad y uno de sus principales elementos es el gigantesco túmulo de Knowth, medio milenio más joven que el dolmen de Dombate. Su circunferencia mide 90 metros, tiene 12 de alto y en sus piedras hay 300 grabados, con motivos lineales, circulares, espirales, geométricos y calendarios inspirados en las mismas creencias y filosofía y con trazos similares a los petroglifos sembrados por los montes gallegos y casi nunca señalizados ni mínimamente cuidados.

Dicen los de la entidad A Rula, unos románticos que localizan y estudian estos tesoros prehistóricos, que el fuego es uno de los factores que más contribuyen a deteriorar estos enigmas del pasado. En realidad, los incendios lo destruyen todo, como tirar la vida a un basurero. Un país que quema sus montes es que no tiene esperanza en su futuro, solo un mañana negro de los tizones y gris de la ceniza. Una apuesta clara por el desierto.

La pantalla de fuego avanza asolando Galicia entera, asfixiándola con su humo en esta esquizofrenia autodestructiva inexplicable, que obliga a derramar ingentes cantidades de dinero público improductivo. Nunca habrá recursos suficientes contra la irracionalidad. El Planeta Azul a este paso se convertirá en el Planeta Rojo, de fuego maldito y sangre. La única solución es cultivar los montes y llenarlos de nuevo de ganado. O tal vez la solución esté en esos petroglifos que contienen mensajes aún sin descifrar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El fuego maldito